Análisis de Far Cry Primal: no es Far Cry 5, pero lo disfrutarás con las mismas ganas

Lo primero que me vino a la cabeza cuando salió a la luz ‘Far Cry Primal’ fue: “han aprovechado los elefantes del cuatro y hará una entrega descafeinada al estilo ‘Blood Dragon’. Cuando se supo más sobre él y quedó claro que esto era un juego grande, lo que en un comienzo parecía hasta bien terminó torciéndose por completo. Ideas recicladas para procurar rascar lo máximo posible ya antes de la próxima entrega, pensaba, mas si bien sería de locos no reconocer que la jugada está ahí, pues por si fuera poco no la han oculto demasiado, la verdad es que todo ese conjunto hace que ‘Far Cry Primal’ funcione, que funcione verdaderamente bien, y al final eso es lo que importa.

Más Far Cry… ¿más de lo mismo?

Ubisoft ha logrado hacer de la saga ‘Far Cry’ un género en sí, un estilo de juegos en los que bien sabes qué te marchas a hallar y que, puede desposar o bien no contigo, mas si lo hace te presenta una cantidad de horas de diversión más que digna. Es una fórmula sólida, alejadísima de los inconvenientes técnicos o bien los bugs de AC Acá vas a hacer lo que llevas haciendo en las últimas entregas, usar el sigilo o bien la fuerza salvaje para conquistar bases, aprovechar los recursos que te ofrece el escenario para progresar personaje y accesorios y, en suma, medrar a fin de que la evolución del protagonista te deje pasar por las misiones primordiales de su historia sin demasiados quebraderos de cabeza. Lo hace, por si fuera poco, con una fórmula sólida, alejadísima de los inconvenientes técnicos o bien apariciones de bugs que podríamos localizar en la otra saga “sobreexplotada” de la compañía, ‘Assassin’s Creed’, ofertando de esta manera un camino en el que solamente debe preocuparte es divertirte y, por descontado, proseguir teniendo ganas de explorar. Ahí seguramente radica la enorme baza de esta saga, en el buen hacer de sus autores para plantarte en sus narices un planeta infestado de sorpresas y zonas a descubrir, a invitarte a continuar despejando la bruma del mapa para descubrir qué se oculta tras ese nuevo paseo. Lo que va a durar la fórmula no lo podemos conocer, mas a pesar de tener ese temor metido en el cuerpo no sería justo negarle a ‘Far Cry Primal’ la tradicional oración de “si te agradó el anterior…”.

Shangri-la al cuadrado

Sé que todos estaríamos ahora considerablemente más encantados con la idea de ‘Far Cry Primal’ si en lugar de tejones y osos pudiéramos charlar de dinosaurios, mas ganas de ponernos los dientes largos a un lado, lo de sumar la idea de Shangri-la a la aventura primordial de esta edición nueva es un acierto. La domestica de bestias es uno de esos añadidos a los que te habitúas con facilidad, algo que vas a echar de menos si no se incluye en las próximas entregas Domesticar a las bestias de Oros, tan simple como lograr la habilidad pertinente a cada conjunto y plantarte delante de ellos con un pedazo de cebo en la mano, no solo te dejará tener un aliado para cuando las cosas se tuerzan o bien gozar de una motocicleta con patas para cuando debas cubrir grandes distancias, cada animal tiene sus peculiaridades y, por tanto, te ofrece nuevas formas de enfrentar tu paso por el juego. Están los felinos sigilosos que van a hacer las exquisiteces de aquellos que deseen atrapar puestos con sigilo, las grandes bestias que te van a poner más simple el entrar a matar en modo tanque y los cazadores que van a hacer de la recolección de pieles para progresar a tu personaje una labor considerablemente más soportable. Logra ser uno de esos añadidos a los que te habitúas con demasiada facilidad, una de esas sorpresas que entonces vas a echar de menos si en la próxima entrega la posibilidad queda totalmente descartada, y eso ya afirma mucho del logro que supone su inclusión.

Con flechas, mas sin falta de contundencia

Otro de los grandes temores que presentaba el viaje a la edad de hielo de ‘Far Cry Primal’ era la carencia de armas, limitando nuestros ataques al combate a corta distancia, el sigilo con cuchillo y la gran distancia de arcos y flechas. Lo llamativo es que la cosa podría quedarse ahí y ya funcionaría, mas lanzas, hondas y bombas cierran el círculo de una manera nada desdeñable. Lo peor de las armas prehistóricas es tener que estar al loro al crafteo de munición La combinación de garrote y flechas me sostuvo apartado del resto de posibilidades hasta más o menos la mitad del juego, instante en el que las lanzas y las bombas debieron salir a resplandecer para poder sostener el tipo contra jefes finales y situaciones que se desmandaban. ¿Echas de menos un rifle de francotirador o bien una ametralladora con la que entrar a saco? Sí, mas más por el crafteo de munición al que te anudan las armas de ‘Far Cry Primal’ que por carencia de contundencia en el momento de agredir. Madera, rocas y otros objetos repartidos por el escenario nos servirán tanto para crear flechas para tener un buen surtido de bombas de abejas con las que fastidiar a grandes conjuntos de contrincantes, y en el momento en que te quedes sin ellos te va a tocar las narices. Tampoco demasiado, a lo máximo a lo que te forzará es a habituarte a pasar por norma general por las bolsas de recursos de tus pisos francos para recoger materiales logrados por la tribu o bien, como último recurso, a caminar por los campamentos que estés atacando para repasar lo que llevaban encima los caídos y poder recobrar flechas y lanzas ensartadas.

Un buen temtempié para aguardar a Far Cry 5

Con todo encima de la mesa, seguramente lo que termina siendo más flojo es el acercamiento a su historia, no pues haya falta de interés o bien pues los escenarios relativos a la campaña sean flojos (acá prosiguen siendo unos cracks en el momento de dejarte con la boca abierta con conforme qué situaciones) sino más bien pues su estructura por misiones supuestamente apartadas puede ser un tanto anárquica cuando deseas avanzar. Para ser un juego que todos comenzamos a mirar con desaprobación, el desenlace es más que digno Marcha al unirlo con la creación de tu poblado, donde se van a ir sumando secundarios a los que deberás acomodar creando mejores chozas para poder acceder a sus habilidades singulares, mas como acostumbra a acontecer en los árboles de ‘Far Cry’, siempre y en toda circunstancia hay dos líneas de actuación clarísimas en las que terminan cayendo todos tus puntos y, de rebote, otro puñado más que te servirá para ir mejorando el personaje en aspectos menos espectaculares. Desde la perspectiva de alguien que goza como un enano toda vez que se halla un mapa de ‘Far Cry’ a descubrir, esos serían los 2 únicos “pero” que le daría a un ‘Far Cry Primal’ con el que me lo he pasado verdaderamente bien. Para ser un juego al que comencé a mirar con cara de desaprobación, no está nada mal.

Far Cry Primal

Plataformas computador, PS4 (versión analizada) y Xbox One Multijugador No Desarrollador Ubisoft Compañía Ubisoft Lanzamiento veintitres de febrero de dos mil dieciseis Costo cincuenta y seis,90 euros

Lo mejor

Un planeta enorme por explorar La domestica de bestias es un enorme añadido La cantidad de horas a la que vas a poder dedicarle si lo coges con ganas

Lo peor

Algún fallo puntual en la IA de contrincantes El desarrollo de la historia puede ser un tanto lento y embrollado Que no ceda más margen a la innovación Asimismo te invitamos a Far Cry Primal te lleva de caza y enseña su primera hora de juego. Y sí, vamos a ver mastodontes El lado más salvaje de Far Cry Primal en un vídeo que repasa su jugabilidad Las tribus más salvajes de Far Cry Primal, su creación y también idioma desfilan en 2 vídeos nuevos – La nueva Análisis de Far Cry Primal: no es Far Cry cinco, mas lo gozarás con exactamente las mismas ganas fue publicada originalmente en Vidaextra por R. Marquez .