Confesiones: prefiero Android puro antes que cualquier capa

El cosmos móvil inteligente está infestado de guerras, no solo entre fabricantes, asimismo entre usuarios. La de Android y iOS es la batalla más habitual, mas no hace falta enfrentar plataformas para localizar rivalidades, asimismo las hay en usuarios de un mismo sistema y la rivalidad más frecuente entre usuarios de Android se encuentra entre los defensores de la personalización y quienes preferimos Android puro o bien 'stock'.

En Xataka Android asimismo hay espacio para el discute y hay quien comete pecado prefiere las capas adaptadas sobre la experiencia que ofrece Android puro. No es mi caso. Pruebo muchos dispositivos por trabajo y siempre y en toda circunstancia acabo echando en falta la limpieza y fluidez que ofrece Android cuando está libre (o bien prácticamente libre) de añadidos que a mi parecer solo terminan empañando la experiencia. ¿Que por qué razón me agrada más Android puro?

El bloatware: más vale malo conocido…

Comencemos con uno de los puntos más criticados de la personalización: el bloatware o bien, dicho de otra manera, las aplicaciones que vienen preinstaladas en el móvil y no podemos desinstalar en general.

Samsung, Huawei, Xiaomi, LG, OnePlus… todas y cada una de las capas de los primordiales fabricantes (vale, ciertas más que otras) traen aplicaciones propias que están integradas de serie en el sistema y no se pueden suprimir con el procedimiento tradicional. En muchas ocasiones estas aplicaciones auxiliares agregan funciones útiles alén de lo que ofrece Android por defecto, mas habitualmente sencillamente se duplican funciones. Por poner un ejemplo pasa con las utilidades básicas como reloj, teléfono, calendario o bien contactos, asimismo con correo o bien calendario. Son lo mismo, mas no son igual.

El bloatware de las marcas nos trae funciones aproximadamente prácticas, mas habitualmente sencillamente se duplican funciones que tenemos en Android 'stock'.

Ojo pues Google asimismo trae bloatware, y una gran parte de este bloatware es común a terminales con personalización o bien Android stock (salvo que se trate de un móvil inteligente importado). El matiz está en que en un Android 'stock' solo vamos a tener este bloatware, al paso que en una capa como la de Sony, Samsung o bien LG, tenemos asimismo el de la propia marca.

Acá es esencial matizar que, en mi caso específico, empleo la mayor parte de servicios de Google, con lo que no poder quitar estas aplicaciones no me supone ningún inconveniente, es más, prefiero que estén ya instaladas pues de este modo me ahorro tener que procurarlas. No existe nada que me saque de quicio tanto como configurar un móvil inteligente que venga sin los servicios de Google (me pasa mucho con móviles que vienen de China) y que me toque instalar todo de cero.

Aplicaciones de Google vs Aplicaciones de Xiaomi.

No deseo decir que los servicios de Google sean perfectos. Las versiones de Calendar de Samsung Touchwiz, EMUI o bien LG UI están realmente bien, mas personalmente prefiero emplear la V. O bien. del servicio que puedo tener en cualquier dispositivo, hasta en el computador, y de esta manera lograr una experiencia más consistente. Todo es cuestión de preferencias, mas tratándose de bloatware, prefiero malo conocido que bueno (o bien peor) por conocer.

¡There's an aplicación for that!, específicamente tres con cinco millones de aplicaciones. Fuente: Statista

Existe la opinión de que Android puro es hastiado, demasiado básico. Puedo comprender el razonamiento, cuando encendemos un dispositivo de este género semeja que esté prácticamente vacío, mas eso es pues estamos habituados a lo opuesto. Prefiero partir de un cuadro limpio y también ir agregando las funciones que voy necesitando con aplicaciones, pues sí, amigos… La Google Play Store ofrece más de 3 millones y medio de aplicaciones. ¿Quién afirmó hastiado?

Android 'stock' es demasiado básico mas, con más de tres con cinco millones de aplicaciones en la Google Play Store, las posibilidades son enormes. ¿Quién afirmó hastiado?

Para finalizar este punto, es esencial resaltar que el exceso de bloatware puede (y acostumbra a) afectar a 2 puntos clave: el espacio libre y, en menor medida, el desempeño. A más aplicaciones preinstaladas, menos memoria libre, algo que en móviles de capacidad más limitada puede ser un lío.

Respecto a la fluidez, reclalcar que en nuestros días la mayor parte de capas ofrecen una buena experiencia de empleo (por poner un ejemplo MIUI tiene mucha personalización y su fluidez es más que resaltable), mas si charlamos de móviles que tienen unos años, la diferencia de fluidez entre android puro y adaptado era más evidente.

Cuando la personalización desemboca en confusión

Las capas adaptadas consisten en eso, en personalizar el sistema, en otras palabras, en mudar el diseño de la propuesta que nos ofrece Google. Existen muchas áreas que padecen cambios estéticos, en ciertas marcas son unas pocas y en otras la personalización llega prácticamente hasta el último rincón del sistema. El inconveniente es cuando afecta a partes que tienen un espíritu eminentemente práctico y ese rediseño termina por confundirnos.

No sin mi cajón de aplicaciones

Pantalla de comienzo más cajón de aplicaciones en un Motocicleta G5 (izquierda) y un Xiaomi Mi A1 (derecha).

Existen muchas áreas personalizables, mas lo de tener o bien no tener cajón de aplicaciones es uno de los cambios que más afecta a la experiencia de empleo, y muchos son los fabricantes que prescinden de este elemento.

Con el cajón de aplicaciones me organizo mejor puesto que únicamente tengo en pantalla esas aplicaciones que empleo más frecuentemente, al paso que el resto están ocultas en el cajón. Merced a esto puedo tener una sola pantalla de comienzo y no tener que navegar entre diferentes páginas. Sí, se pueden hacer carpetitas, y hasta meter unas en otras, mas con el cajón de aplicaciones asimismo.

MIUI, Nubia UI y FlymeOS, 3 capas sin cajón de aplicaciones, un punto común en terminales chinos.

Existen muchas capas que no dejan guardar las aplicaciones en el cajón, dejándonos la única opción de hacerlo en diferentes páginas, a lo iOS. Asimismo se puede tener el escritorio ordenado, mas desplazar aplicaciones de acá a allí da más trabajo y es simple que acabe desorganizado tras instalar múltiples aplicaciones.

EMUI y LG UI nos dan a seleccionar si deseamos tener cajón de aplicaciones.

Muchos son los fabricantes que optan por prescindir de esta alternativa, mas asimismo los hay que dejan escoger. Es el caso de Huawei con EMUI, una capa que hizo de la ausencia del cajón prácticamente una seña mas que desde hace ya un tiempo ofrece la posibilidad de seleccionar entre las 2 modalidades, y lo mismo sucede con la interfaz de los móviles de LG.

No me toques los ajustes, por favor

Un apartado que acostumbra a estar archi-adaptado es el desplegable de ajustes veloces, donde además de esto asimismo tenemos las notificaciones. Acá es seguramente el punto donde los fabricantes más echan a volar su imaginación y, si bien en esencia su cometido sea exactamente el mismo, hay casos en los que el exceso de personalización no ayuda.

De izquierda a derecha: ajustes veloces en Android stock (Mi A1), MIUI, FlymeOS y Nubia UI.

La atrapa de la izquierda muestra la apuesta de Google hasta Android Oreo, quizá un diseño algo plano, mas congruente y bien estructurado. En la próxima imagen está la opción que ofrece MIUI, la personalización es evidente mas respeta su estructura. Después está Meizu con Flyme y su asimismo evidente personalización y para finalizar tenemos a Nubia UI, que cambia por completo, no solo la apariencia, sino más bien el procedimiento de activación; ya no se sacan los ajustes deslizando desde arriba, sino más bien desde abajo. Una evidente copia del Centro de Control de iOS.

De izquierda a derecha: ajustes de Android stock, MIUI y Flyme OS.

Con el menú Ajustes puede ser aún más confuso en tanto que las opciones se hallan en apartados diferentes y en ocasiones cuesta encontrarlas. Acá depende del género de capa y lo complicado que haya querido hacérnoslo el fabricante. Nuevamente, las capas chinas tienden a alterar mucho la estructura y substituir ciertos ajustes básicos por los suyos propios, dejando un apartado que acostumbra a llamarse Más ajustes o bien Otros ajustes como cajón desastre con todo cuanto les sobra.

En mi caso, estos inconvenientes son en especial molestos por el hecho de que cambio de móvil de manera frecuente, con lo que cada vez me toca habituarme a la predisposición y diseño de cada capa, algo que nunca me pasa si me toca probar un Nokia, un Motorola o bien cualquier otro equipo que apueste por una versión de Android más limpia. Lo mejor es que el buscador de ajustes acostumbra a estar libre en todos y cada uno de los modelos y de este modo me ahorro ir dando vueltas por el menú.

La evolución de Touchwiz, de izquierda a derecha: Kitkat, Lollipop y Nougat.

Ya antes de cerrar este apartado deseo resaltar que en los últimos tiempos ha habido una suerte de acuerdo en el diseño, en parte fruto de que Android ha mejorado mucho visualmente. Las primeras versiones eran tan toscas que solicitaban a voces una personalización, mas transcurrido un tiempo se ha logrado una estética más madura que no precisa tanto artificio.

Un claro ejemplo es TouchWiz, ahora Samsung Experience. A la izquierda tenemos el diseño de ajustes y ajustes veloces en KitKat, después en Lollipop y finalmente en Nougat. Prosigue apostando por un diseño propio, mas ya no supone un choque tan exagerado respecto a lo que ofrece Android.

Las actualizaciones

Que Android tiene un inconveniente con las actualizaciones desgraciadamente no es ninguna novedad. Cada mes, Google publica los datos de distribución de versiones de Android y la tarta no podría estar más fragmentada. Hay una gran cantidad de terminales que prosiguen en versiones viejas y no se actualizarán, al paso que las últimas versiones suponen una parte mínima del total. Por poner un ejemplo Oreo lleva más de medio año en circulación y solo ha llegado al uno con uno por ciento de dispositivos Android.

La fragmentación es el estigma de Android, y la personalización tiene mucha una parte de culpa.

El despliegue de las nuevas versiones cada vez es más lento y uno de los culpables es la personalización. No solo hay que actualizar el sistema, sino hay que amoldar esa actualización a la capa de cada fabricante, lo que ralentiza el proceso aun en gamas altas que siempre y en toda circunstancia son los primeros en tener lo último, con lo que mejor no charlar de gamas medias.

Con Project Treble Google facilita la integración de nuevas versiones sobre la capa de cada marca, mas de momento no tiene un efecto notable y el despliegue de Oreo es igualmente lento que el de Nougat, aun un tanto más, que o sea.

Ojo pues el hecho de contar con un terminal con Android 'stock' o bien una personalización ligerísima no es garantía de estar siempre y en todo momento actualizado, si bien sí nos da más posibilidades de tener lo último. Por poner un ejemplo los Motocicleta G5 aún no han recibido Oreo, si bien Motorola planea actualizarlos, algo de lo que otros muchos gama media de su nivel de coste no pueden alardear. Eso sí, toca aguardar.

Tener Android 'stock' no es garantía de estar siempre y en todo momento actualizado, mas las posibilidades de percibir lo último son más altas que en otros terminales.

Con la llegada de nuevos dispositivos con Android One y Android Go asimismo aguardamos ver como las últimas versiones calan en esas gamas inferiores que se acostumbran a quedar atascadas en versiones viejas.

En suma, el inconveniente de la fragmentación no se solventa terminando con la personalización, mas asimismo es verdad que la personalización es uno de los primordiales causantes del inconveniente. Lo que está claro es que la única 'fórmula mágica' para tener lo último de Android a tiempo es tener un Nexus Pixel ¯