Desarrolladores metidos a emprendedores: ésta es su historia

El mercado laboral en la industria del desarrollo de software, está que arde. Las compañías se encaran a diario a la frustrante busca de perfiles técnicos que, sencillamente, no existen en número suficiente para cubrir la demanda.

No obstante, el establecimiento y promuevo de una industria basada en las horas vendidas “al peso”, por la continuada permisividad del estado frente al incesante transgredir de las leyes de cesión de trabajadores, ha influido de forma fuerte en el desarrollo de la vía del autoempleo. En donde el programador toma las bridas y peligros de su profesión, y se establece como trabajador autónomo por cuenta propia.

Para charlar sobre este tema he organizado una mesa redonda (HangOut) en donde nos reunimos 4 amigos a compartir nuestras experiencias como trabajadores autónomos de la informática, desde puntos de vista diferentes.

Y de esta entrevista colectiva, han surgido ideas que deseo compartir contigo, lector de turincon.net.

Me acompañaron en la mesa redonda…

Sergio León

Desarrollador web de soluciones basadas en tecnologías Microsoft.
Miembro activo de la comunidad .NET, sostiene de forma regular un weblog de desarrollo.
Lo que más le agrada es compartir y aprender.
twitter @panicoenlaxbox
weblog http://panicoenlaxbox.blogspot.com/

Sergio tiene experiencia en más de una década como autónomo, llegando a tener trabajadores contratados en su equipo. Ahora está en una etapa nueva cuando se ha integrado en uno de sus primordiales ex- clientes del servicio, aportando a la mesa redonda la visión de quien recién ha vuelto a trabajar por cuenta extraña.

Pedro J. Molina

dieciocho años desarrollando Software y en especial enfocado en Software de Modelado y Generación de código. Es Ingeniero y Doctor en Informática por la Universidad Politécnica de Valencia donde efectuó investigación en Ingeniería del Software. En los últimos cinco años ha sido Directivo de I+D y CTO para Icinetic en Sevilla y Seattle donde ha participado en los productos: Radarc, Windows Mobile AppStudio, Buildup.io o bien Hivepod.io.

Esta experto en Microservicios, backends y despliegues en nube; aparte de entregar ayuda a los equipos de desarrollo a progresar y optimar sus procesos para ganar en agilidad y prosperar la calidad del software.
Twiter: @pmolinam

Pedro aporta la visión del némesis de Sergio. Siempre y en toda circunstancia con puestos de responsabilidad en empresas, ahora prepara el salto a ser su jefe y tomar su propias resoluciones y peligros. De forma planeada, meditada y con una potente visión empresarial.

Roya Chang

Desde hace unos años la gente acostumbra a llamarla incombustible. Quizá sea pues, a sus veintiseis años, ha trabajado como maestra, estilista o bien aun intérprete de chino para la Policía Nacional; aparte de sacar el título como Ingeniero Informática. Su amor por la tecnología la ha llevado hasta grandes empresas como Microsoft, trabajando en el rol de Evangelista Técnico responsable de los programa para estudiantes y contacto con universidades y centros educativos o bien BQ, como Product Manager en I+D de software.(www.flexcomtec.com/flexbot). Puedes contactar conmigo por medio de mi Twitter: @RoyaChang

Roya, en la actualidad trabaja como desarrolladora autónomo Full-Stack.Creando su línea de Electrónica y robótica educativa para institutos. Está recién iniciada en el autoempleo, enfrentándose a las complejidades del sistema para ser autónoma, con un empuje y también ilusión que se apoya en su juventud. Aporta una visión de cuando estaba integrada en grandes multinacionales con relación a trabajar para uno solo. Aparte de destacar la relevancia de la inteligencia sensible indispensable para lanzarse al ruedo.

¿Qué es lo que hay que hacer para entrar?

La primera cosa que debes tener meridianamente claro es que tus circunstancias personales y profesionales sean positivas para esto. Como comentábamos en la mesa redonda, el autónomo nace con la inquietud y con el arrojo preciso para “buscarse la vida”, mas se hace con experiencia laboral anterior y mucho estudio.

Lo que deseas hacer te debe apasionar y ser tu hobbie. Esto es, que no te duelan prendas el tener que dedicarle todo o bien prácticamente todo tu tiempo libre. Por el hecho de que, si no es de esta forma (como puede pasar en un trabajo por cuenta extraña), tu tarea diaria se puede transformar en un averno.

Asimismo es crítico que tu ambiente y, sobre todo, tus compañeros vitales (pareja, progenitores, etcétera) estén totalmente conforme y prestos a echarte una o bien 2 manos en tu emprendimiento. No tanto de forma activa, esto es apoyando positivamente la nueva situación laboral, sino más bien teniendo cuidado de no “trolearte”: transformarse en un lastre o bien óbice que te fuerce a seleccionar.

Es indispensable tener un apoyo sensible y ética en las personas de tu alrededor que van a padecer tanto las alegrías, las penas y las tensiones al tomar el control de tu trabajo.– Roya Chang

Pedro J. Molina asimismo señalaba la relevancia de preparar una estrategia de ventas y marketing. El decidir cuáles serán las apuestas de valor que te van a distinguir del resto de la competencia (que es bastante dura). Y qué recursos económicos podrás contar con en el mejor y en el peor caso.

Cuanto mejor lo lleves pensado, más posibilidades tienes de tenerlo previsto. Si bien entonces la realidad deja prácticamente siempre y en todo momento en agua de borrajas nuestras predicciones, y es preciso desarrollar una cintura diligente y mucho teflón a fin de que te resbalen las preocupaciones y no te bloqueen.

Hacienda somos todos

Como todo vecino en este país, la primera cosa que debes hacer para comenzar a trabajar como autónomo es abonar. Mas si es tu primera vez, o bien llevas más de cinco años sin haberte dado de alta, puedes pedir la “tarifa plana” que ofrece los próximos descuentos:

Primeros 6 meses: se paga una cuota fija de cincuenta euros mensuales, lo que supone un ahorro de doscientos nueve con trece euros sobre la tarifa normal. Esto es de este modo si el autónomo escoge su base de cotización mínima. Si escoge otra mayor, va a tener una reducción del ochenta por ciento de la cuota.
Del mes siete al 12: una reducción del cincuenta por ciento (ahorro de ciento veintinueve con cincuenta y siete €)
Del mes trece al 15: una reducción del treinta por ciento (ahorro de setenta y siete con setenta y cuatro €)
Del mes dieciseis al 18: una reducción del treinta por ciento (ahorro de setenta y siete con setenta y cuatro €)
Del mes diecinueve al 30: se sostiene una reducción singular del treinta por ciento (ahorro de setenta y siete con setenta y cuatro por ciento ), que no hayan sido autónomos en los cinco años precedentes.

Además de esto, una vez empezado los trabajos, tendrás que hacer la declaración del Impuesto sobre el Valor Añadido cada 3 meses, en donde vas a deber abonar el Impuesto sobre el Valor Añadido de todas y cada una de las facturas emitidas a lo largo de ese periodo lo hayas cobrado o bien no. Sí, es esa la gracieta pesada del pago adelantado del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Asimismo debes hacer la declaración de Beneficios anual (ingresando en Haciendo un treinta por ciento de exactamente los mismos), y llevar al día todo el tema de las cuentas.

No delegues sin supervisión. Una mala práctica te puede meter en un “pufo importante”. — Sergio León.

Por todo ello, todos y cada uno de los presentes en la mesa redonda estábamos de forma plena conforme en que es indispensable el buscar y contratar una buena gestoría. Y si, además de esto, lo juntas con un buen bufete de abogados, vas a tener cubierto un aspecto crítico de tu trabajo.

No lo procures llevar pues, en la mayor parte de los casos, acaba en un caos que desemboca en sanciones por la parte de los organismos gubernativos recaudatorios.

No obstante, incluso delegando en profesionales del ámbito, no te despreocupes totalmente de los temas administrativos y legales. Debes hacer el seguimiento y tutelaje de las operaciones pues, por último y solo , eres el último responsable.

Finalmente, como consejo, asegura que las incidencias económicas y legislativas que pudiesen surgir de tu acción laboral, no impacten sobre los recursos de tu familia y la gente más próxima. Resguardando de esta manera el “bote salvavidas” que precisarás si las cosas van mal o bien muy mal.

La satisfactoria dura realidad

Bueno ahora eres autónomo, eres tu jefe y tienes el control absoluto de tu tiempo. Ahora debes tener muy en consideración los primordiales peligros que te pueden llevar a salir corriendo en pos de un medio de supervivencia. Y con los que todos nos hemos tropezado en mayor o bien menor grado.

El primero es justamente el trabajar demasiado. No hay duda de que todo desarrollador tiene a un Mister Hyde en su interior que le empuja a continuar codificando a lo largo de horas, padeciendo y sufriendo hasta llegar al orgásmico instante en que todo marcha.

Y asimismo es verdad que tenemos a un Jekyll que nos empuja suavemente al caos, al último instante de máximo agobio y a esos sacrificios hercúleos para poder cumplir el plazo acordado con un usuario fiero o bien – todavía peor – con nuestras y también irreales datas de entrega.

Para esto, como bien afirma Roya, es indispensable una organización y disciplina férrea. El hacer de habito el trabajo, sin dejar que el que esté en el hogar me lleve a trabajar en zapatillas y pijama, con todos y cada uno de los peligros de ostracismo y distanciamiento de la realidad que acarrea largos trascursos de tiempo sin una charla frente a frente con humanos.

Recuerda y tener presente que se trabaja para vivir y no del revés. No dejes que lo urgente te arrebate lo esencial, defiende el espacio vital que requiere tu salud mental y la gente que tienes a tu alrededor que te apoya y te da estabilidad sensible y ética. Y acá cobra singular relevancia esa pareja que te “obliga” a salir del agujero en donde estas dieciseis horas al día, y compartir el tiempo con las personas que te quieren y te aprecian.

Otro factor de suma importancia es ser exageradamente riguroso con los gastos de la compañía. No los confundas con tus gastos personales, ni tengas el dinero mezclado en exactamente la misma cuenta. Recuerda que el Impuesto sobre el Valor Añadido no es tuyo, y que tu único sagrado propósito para Hacienda es comunicar ese dinero en las declaraciones trimestrales.

Y prepárate para los llamados “gastos extraordinarios” que, como bien afirma Sergio León, son inopinados, inesperados y rebosantes.

Venderte no es opcional, es crucial

La mayor parte de los programadores que conozco tiene un conocimiento pobre sobre las complejidades de vender, del trabajo de un comercial y también – aun – de la utilidad del rol. Mas eso se marcha a terminar cuando comiences a trabajar como autónomo, por el hecho de que el trabajo no viene a llamarte a la puerta de tu oficina/casa más que en casos expepcionales.

Por esta razón es indispensable hacerte una buena y sólida imagen de calidad en Internet, y en todos y cada uno de los medios posibles. Aun dedicar tiempo a tareas de preventa y prospección, restándole del dedicado a picar código y hacer cosas productivas.

Hacer networking es obligatorio, y por tanto el acudir a los acontecimientos de la comunidad o bien de los círculos de tus clientes del servicio es obligatorio. Es más, deberías ir alén del mero participante y transformarte en comunicante o bien patrocinador, para darle un empaque más profesional a tu experiencia. Además de esto, es el lugar genial para aprender y ser siendo consciente de las cosas que te quedan por estudiar o bien ponerte al día.

Dedica tiempo a aprender, a progresar y a compartir tu conocimiento. Escapa del acomodo que se genera cuando tienes controlada una herramienta o bien una tecnología. Y mantén siempre y en toda circunstancia viva la llama de la curiosidad y la inquietud por conocer y explorar nuevas formas de abordar los desafíos.

“Si eres autónomo y no ganas dinero, algo haces mal”. Sergio León

Asimismo debes tener un costo por tu trabajo que te deje vivir holgadamente. Como señala Sergio León:. Debes tener muy presente que, sobre el costo de la hora que te puede permitir un salario “decente”, debes sumar los impuestos, algún género de protección en frente de las bajas por enfermedad o bien accidente, los tiempos fallecidos sin trabajo (que no se cobra), las vacaciones, tu jubilación, la reinversión, el desarrollo de la compañía, los gastos corrientes, y los benditos imprevisibles.

Esto es que cobrar tres mil€/mes salvaje es ir prácticamente al máximo de la mendicidad. No preparas nada para el futuro, y el presente ha de ser idóneo para no hallarte con graves problemas económicos en cualquier instante.

Mas para llegar y superar holgadamente esas cantidades, habrás de ser singular y especialista. Probar que, en tu ámbito, eres el mejor o bien uno de ellos. Y para eso hay que combatir por ser bueno o bien buenísimo en el nicho en donde