Genesis Noir te deja juguetear con el cosmos y así lo demuestra en su prólogo

Hace algunos días el estudio indie neoyorkino Feral Cat Den empezó una campaña de crowdfunding en Kickstarter con la pretensión de lograr financiación para 'Genesis Noir', un juego para videoconsolas que, si bien podríamos enmarcarlo en el género de las aventuras gráficas, trasciende sus fronteras y busca una experiencia artística y sensorial.

Ambientado ya antes, a lo largo de y tras el Big Bang, en 'Genesis Noir' vamos a tomar el control de No Man, un vendedor de relojes que queda atrapado en un averno determinista y recibe la misión de parar la expansión del cosmos. O bien algo de esta manera. Todo vira cerca de un triángulo cariñoso con un curioso clímax: el disparo por despecho desata el Big Bang y debemos entrar en él para solventar el entuerto.

Todo lo que promete 'Genesis Noir'

Entonces, el Big Bang se comprende acá como un disparo pasional a ralentí, un proceso de creación suspendido en el tiempo y en el que vamos a poder entrar para trastocar los mundos y, ocasionalmente, destruir el cosmos. Cada uno de ellos de los mundos que hay en ese disparo, del Big Bang, marchan como niveles abiertos a exploración y cambio.

En verdad 'Genesis Noir' pretende hacer singular hincapié en esa sensación de exploración interplanetaria, mediante la que vamos a acceder a mundos que dejan una interacción directa, prácticamente física. Sus desarrolladores la describen como interacción táctil en el sentido de que los inputs que introducimos en el juego semejan tangibles, analógicos.

A lo largo del viaje espacial deberemos ir recogiendo pistas, resolviendo rompecabezas y -esto es quizá lo más esencial- jugueteando con las partículas que componen el universo. La idea primordial de 'Genesis Noir' virará ambiente a la creación artística, de la que va a hacer participantes a los jugadores.

De esta forma, vamos a poder mutar el cosmos mediante plantar semillas, alterar paisajes, crear y destruir estrellas y también improvisar dúos de jazz. Pues en una obra tan introspectiva como esta no podía faltar el jazz, lógicamente. Esta clase de música se presta a la ludificación, a que el jugador experimente con diferentes ritmos y acordes, dejándole que se exprese de manera libre.

En lo artístico no solo resalta su música, que combina sonidos chirriantes con el citado jazz, sino asimismo emplean el llamado 'generative art', una técnica consistente en que la obra -o bien por lo menos una parte de ella- está creada por una inteligencia artifical externa, un algoritmo independiente creado para crear arte.

Con eso, los desarrolladores y artistas que componen Feral Cat Den prometen un juego para videoconsolas guiado por la narrativa y por el arte; tanto es con lo que alardean de que la línea que aparta el gameplay de las cinemáticas está totalmente disuelta, dando como resultado una experiencia única que reúne las dos facetas.

Lo que muestra en su prólogo

Ahora que sabemos la propuesta del estudio, toca pesquisar en el prototipo jugable que los propios autores han publicado en la página de Kickstarter del juego. Se trata de una pequeña experiencia, un teaser en forma de prólogo que deja intuir el tono de 'Genesis Noir' como ejemplariza el estilo que van a tener sus interactúes.

En esta prueba -que se puede jugar desde el navegador- nos ponemos a los mandos de No Man por vez primera. Él está tirado en el suelo al lado de su enorme contrabajo; la única farola de la calle alumbra a los dos tal y como si de un foco teatral se tratara, al paso que las potentes estrellas del firmamento usan su energía para suprimir la predominante obscuridad de la escena y, de paso, dejar en contraluz a los ciudadanos que pasean abstraídos frente al músico.

No Man se pone de pie, levanta su instrumento y nos deja a nosotros el resto de estrellato. Con el cursor debemos hacer música, mas no de la manera que se aguardaría. Sin instrucciones, pronto descubrimos que las estrellas emiten notas al chocar con nuestro cursor y que, si las unimos, las constelaciones sirven como partituras para el músico callejero.

Lo que viene después es pura improvisación. Este prólogo desea dejarte claro que 'Genesis Noir' te dejará interaccionar con el cosmos para crear arte -o bien que pienses que creas arte, cuando menos- y lo logra con un simple experimento jugable. Explica de este modo tanto su propuesta, como su tono.

Dadas las restricciones técnicas que se desprenden del desarrollo para navegadores, esta pueba de 'Genesis Noir' presenta la estética minimalista de la que hace gala el juego, si bien tal vez un tanto menos inspirada que la que podemos ver en los screenshots de la versión completa (por las propias restricciones que comentaba ya antes).

No dura mucho y no deja hacer solamente que lo que he explicado, mas con este simple ejercicio Feral Cat Den muestra lo que las palabras no pueden. Una vez pruebas el prólogo de 'Genesis Noir' te haces una idea de lo que puede ser el juego y te resulta más simple soñar con sus atrapas. Si no lo era antes.

Por el momento 'Genesis Noir' no ha logrado financiarse en Kickstarter, mas aún le quedan en torno a veinte días a fin de que concluya la campaña. La meta primordial de cuarenta dólares americanos todavía semeja lejana, si bien el proyecto ya ha logrado persuadir a más de setecientos cooperadores. No charlan aún de data de lanzamiento, como es lógico, si bien el estudio desarrollador ha anunciado que va a contar con la ayuda del publisher australiano Surprise Attack Games.

Asimismo te invitamos a

El juego de mesa de Resident Evil dos consigue ser financiado en Kickstarter en solo una hora

Tras los convertibles hay más que una simple bisagra

El juego de mesa de Deadly Premonition consigue ser financiado en Kickstarter en solo 8 horas

– La nueva

Genesis Noir te deja juguetear con el universo y de este modo lo prueba en su prólogo

fue publicada originalmente en

Vidaextra

por
Manu Delgado

.