Jugamos a Yo-Kai Watch, la franquicia de videojuegos que consiguió vencer a Pokémon y Star Wars

Un gato arrollado que se convierte en un espíritu atado a la muerte conforme el folclore nipón. Si bien parezca increíble desde ese punto de vista, ese es entre los protagonistas de la mayor sensación japonesa de nuestra temporada, un juego para videoconsolas para pequeños (y no tan pequeños) que ya ha depuesto a nombres de la talla de ‘Pokémon’ y Star Wars. ‘Yo-Kai Watch’ es una franquicia millonaria con más de diez millones de copias a sus espaldas, 2 películas, una serie de anime y una legión de ejemplos de merchandising que va desde los muñecos hasta el jabón para pequeños. Ahora el fenómeno prepara su aterrizaje en occidente y, con él, la fiebre por los Yo-Kai promete lanzar las cantidades conseguidas en el país nipón.

El secreto del éxito de Yo-Kai Watch

¿Mas de qué manera un juego para videoconsolas que mezcla la atrapa de ‘Pokémon’ con los espectros ha alcanzado ese éxito? Ahí entraría en juego la maquinaria promocional de Level-cinco y Nintendo, unidos con la pretensión de crear una sensación alrededor del planeta que fuera capaz de hacer sombra a Doraemon, mas sería de locos quedarnos en la mercadotecnia y no reconocerle el mérito a ‘Yo-Kai Watch’. El de Nintendo 3DS es, además de esto, un fabuloso juego. Las primeras horas con él, unas diez en las que todavía tengo la sensación de haber rascado solo la superficie, chocan totalmente con la sensación que me dejó la demo del juego hace unas semanas. ‘Yo-Kai Watch’ es uno de esos juegos que solo se comprenden tras saborearlo sin prisas, prestando atención a los detalles y maravillándote con la deliciosa fórmula que ha parido Level-cinco. Decenas y decenas de misiones, cien criaturas a apresar y un sistema de combate que gana múltiples enteros en profundidad conforme avanzan las horas, se unen asimismo a un guion en el que los pequeños son el principal objetivo, sirviendo de esta forma no solo como entretenimiento, sino más bien asimismo como herramienta de educación pasiva.

Un juego que divierte al unísono que enseña

Los riesgos de cruzar en colorado, las ventajas de asistir a tus amigos y vecinos, la lacra de la molicie en nuestras vidas, la empatía en frente de los inconvenientes extraños, la relevancia de la paciencia en un planeta en el que los críos nacen con la posibilidad de tener cualquier cosa al instante. Entre rechistes, combates legendarios y fragmentos de animación, ‘Yo-Kai Watch’ se las arregla para ser algo más que un juego, logrando aproximarnos a unos personajes en los que cualquiera podría verse retratado y eludiendo con lo que los progenitores puedan tener quejas por el hecho de que su hijo juega a la consola. Al fin y al postre, mientras que lo hace asimismo aprende a ser mejor persona. Es, sin ningún género de dudas, entre las maniobras más increíbles y bien ejecutadas que recuerdo en un juego de marcado carácter infantil, una estrategia tan bien integrada que hasta yo he descuidado el vicio de recorrer las calles sin pararme en sus semáforos virtuales. Mas de nada serviría esa estrategia si la jugabilidad no acompañara, si no estuviéramos frente a un juego capaz de enganchar a grandes y pequeños con una fórmula que creíamos ya demasiado manida.

Y además de esto, un fabuloso juego

No lo confundamos con ‘Pokémon’, si bien sería simple hacerlo, y es que si bien acá cobra suma importancia la atrapa de los espectros kawaii que pueblan sus escenarios, estamos frente a un estilo de juego totalmente diferente. Para iniciar la relevancia del combate es menor que en el otro fenómeno de Nintendo, siendo acá una disculpa para apresar Yo-Kai y hacer avanzar la historia. La enorme baza está en las misiones, encargos costumbristas en los que la cultura japonesa cobra suma importancia y que nos van a poner como reto desde reparar una riña entre amigas murmuradoras hasta lograr que un trabajador con múltiples copas de más vuelva a casa tras un duro día de trabajo. Los Yo-Kai, espectros que pueblan las calles de Floridablanca, se hacen cargo de espiritar a sus habitantes transformándolos en vagos, en ladrones, en maleducados, y corre a nuestro cargo terminar con esos vicios forzando al Yo-Kai a cesar su encantamiento. Algo tal como si Rousseau decidiera emplear un juego para adoctrinarnos sobre de qué forma una naturaleza humana corrupta puede regresar a su cauce con el poder de la bondad y la amistad.

Así se lucha en Yo-Kai Watch

‘Yo-Kai Watch’ te ofrece las herramientas precisas para tomar ese paseo o bien centrarte en los combates para lograr que tu equipo sea más fuerte y pueda avanzar en la historia, mas es con ese género de misiones, tan originales en su guion como repetitivas (si bien adictivas) en su planteamiento, con las que proseguir adelante es más simple. Esa curva de complejidad, orientada a que asistir a los vecinos de Floridablanca ofrezca una recompensa agradable, se complementa con un acercamiento a los combates en los que los automatismos favorecen que cualquier crío pueda sumarse a ellos con relativa sencillez. Conforme sus estadísticas y carácter, nuestros Yo-Kai se ocuparán de agredir, proteger o bien aun curarse, quedando a nuestro control el conjunto que lucha en todos y cada instante, sus ataques singulares, el contrincante objetivo y los objetos con los que fortalecer o bien salvar a nuestros aliados. Como comentaba ya antes, los combates de la demo me parecieron faltos de carisma, o bien por lo menos no a la altura de los muy monos (y demenciales) animalicos que nos acompañan, mas ha sido con la versión final del juego en las manos (traducida hasta el más mínimo detalle en una maniobra de introducción de la saga en occidente que merecería otro texto para sí) donde he podido revisar hasta qué punto puede llegar su profundidad.

Con ganas de más

Sin el nivel conveniente un combate en ‘Yo-Kai Watch’ puede ser asolador, e inclusive con las estadísticas convenientes la estrategia en las luchas puede ser la diferencia entre ganar o bien perder. La sinergia entre personajes lindantes, las habilidades pasivas que ofrece cada uno de ellos de ellos, los ataques singulares que marcan el devenir de una lucha… Hay considerablemente más de lo que se ve a simple vista. Apenas un puñado de horas me han servido para saber por qué razón una franquicia como ‘Yo-Kai Watch’ ha llegado hasta donde está, y la explicación a esa pregunta es tan simple como ajustarse a hacer las cosas bien hechas y con el máximo mimo posible. Ya no es que me sorprenda su éxito, es que entraría en el conjunto de los que piensan que lo merece. Ahora queda por ver si su introducción a fines de abril en este país, U.S.A. y el resto de mercados de este lado del globo, van a abrazar el fenómeno ‘Yo-Kai Watch’ con exactamente la misma fuerza que lo han hecho en el país nipón. Será bien difícil que acá se repita lo de reemplazar a Star Wars con su película en taquilla o bien que acabe como juego más vendido del país superando a ‘Pokémon’, mas que ni los unos ni los otros se duerman en los lauros pues los Yo-Kai lo tienen todo para triunfar. Asimismo te invitamos a ¿En qué momento puedo tributar por módulos? Estos son sus límites He jugado diez horas a Dark Souls III y esto es lo que me he encontrado Análisis de Hyrule Warriors Legends, una adaptación a la sombra del original – La nueva Jugamos a Yo-Kai Watch, la franquicia de juegos que logró vencer a Pokémon y Star Wars fue publicada originalmente en Vidaextra por R. Marquez .