Los 17 momentos por los que odias ser desarrollador

No amigo, la vida no es de color de rosa. Ni tan siquiera la del desarrollador por más que mismo os lo pintase de esa forma la semana pasada. De ahí que el día de hoy os traemos la otra cara de la moneda: todos esos instantes que te hacen aborrecer ser desarrollador. Podríamos haber escogido decenas mas como tampoco deseamos abusar y somos muy de simetría, nos quedamos con diecisiete. Ponte cómodo por el hecho de que te aseguro que pasarás un mal rato.

1. Cuando el Eclipse tarda media hora en arrancar

Vale, te da tiempo a acompañar el café con churros y a hacer varios mandados mas es taaaaaan frustrante.

2. En el momento en que te hacen el chiste de programar lavadoras

Ah, ¿qué eres programador? Puesto que a ver si me programas la lavadora. Una torta con la mano abierta, eso es lo que te voy a programar.

El de programar el vídeo es otro tradicional, menos mal que los VHS pasaron de tendencia.

3. Cuando debes acudir a asambleas inacabables para temas que se podían solventar con dos emails

El tedio y la ineficiencia llevada a la enésima potencia.

4. Cuando tus jefes se toman tus estimaciones como contratos blindados

O bien más aún: como un acuerdo de sangre. Y no, mira, una estimación es una estimación. Y ya.

5. Cuando tu empresa no te quiere abonar la entrada (y dietas) de ese acontecimiento al que tanto deseas asistir

O bien como afirmaría Rafa Mora: puta vida, tete.

6. Cuando debes trabajar con fechas

Da lo mismo el lenguaje, cuando hay que trabajar con tipos Data, siempre y en todo momento es para quedarse todo orate (y en PHP ya ni te cuento).

7. En el momento en que te hostigan los recruiters de las cárnicas por Linkedin

Esto lo explicaba mucho mejor ese gran intelectual que es Ortega y Gasset Cano: Dejenme en paz, dejenme vivir. Ya está bien, hombre, ya está bien.

8. Cuando procuras asistir en un foro de discusión y te conminan con un pincho (y no usb)

Ya va a ser menos, Exagerao, andaluz debías ser. Si, exagerado, ya, ya.

9. Documentar

Sí, documentar es muy preciso. Sí, documentar es un peñazo de cuidado.

10. Cuando confirmamos que el legacy code que nos ha tocado en herencia no está documentado

Claro, como el instante nueve es aborrecible, poca gente lo hace y llegamos a este instante diez. El karma.

11. Cuando el usuario te cambia los requerimientos a mitad de proyecto

Qué Inyustisia in #NoLoPuedoCreero

Y pasa siempre y en todo momento mas todavía de esta forma, fastidia que no veas.

12. Cuando arreglas un bug y aparecen muchos más

El efecto Hydra. Presencia prácticamente asegurada en cualquier proyecto medianamente grande.

13. Cuando el viernes a última hora suena el teléfono

No. Lo. Cojas. Es un cobrizo. Es un cobrizo. Siempre y en todo momento es un cobrizo.

14. Cuando haces un Delete (o bien un Update) y se te olvida el Where.

Drama. A fin de que esto no ocurra, recuerda: No te olvides de poner el Where en el Delete From. A fuego.

15. Ese fin de semana en el momento en que te diste cuenta que seleccionar portátil en lugar de equipo de sobremesa había sido un error

Te creíste listísimo mas ahora no paras de llevarte el trabajo a casa. Te la dieron con queso, reconócelo.

16. Cuando llevas horas devanándote los sesos y resulta que tan solo se te había olvidado un punto y coma

Esa mezcla de alivio por haberlo resuelto y de decepción y vergüenza por un fallo tan estúpido y obvio. Si tuvieses un cilicio, te lo apretaba más fuerte, ¿qué no?

17. Cuando haces deploy a producción y todo se marcha al garete

¿He sido ? Puesto que si Steve, has sido . Rezemos a los viejos dioses y a los nuevos a fin de que el rollback vaya bien.

Y esto es todo. Los comentarios quedan abiertos a fin de que os desahogueis tanto como he hecho . Te quedas como nuevo, prometido.

Asimismo te invitamos a

Los diecisiete instantes por los que vale la pena ser desarrollador

Los diez mandamientos de un cíborg sobre tecnología híbrida

Coderfacts: humor de programador a programador

– La nueva

Los diecisiete instantes por los que detestas ser desarrollador

fue publicada originalmente en

turincon.net

por
Fernando Siles

.