Por qué dejé de usar varias pantallas: un manifiesto a favor de tener un solo monitor

Muchos programadores consideran que tener múltiples monitores aumenta la productividad e inclusive existen estudios que lo demuestran… mas realmente muchos de esos estudios han sido encargados por fabricantes de monitores como Dell o bien NEC.

Me da lo mismo que tener muchos monitores me hagan parecer un pirata informático molón, hace unos años decidí vender los monitores que me sobraban y pasé a tener una solo pantalla. Y no soy el único.

Estas son mis razones.

Concentración

Los humanos únicamente nos podemos concentrar en una cosa al tiempo ¿Para qué exactamente gastar dinero solo a fin de que se nos muestren múltiples cosas al unísono? Si en todo instante tengo a la vista el correo y las redes sociales, no dejaré de distraerme. En un planeta en el que las distracciones son incesantes, el hecho de poder concentrarnos en una sola labor a lo largo de un periodo largo de tiempo es una capacidad muy valuable.

Cada vez trabajamos de forma menos profunda por la enorme cantidad de distracciones a las que estamos expuestos, de ahí que es cada vez más esencial trabajar en profundidad. Aquellos pocos que puedan aprovechar los días trabajando en profundidad van a ser los que terminan teniendo éxito. — Cal Newport en “Deep Work

Tener un solo monitor quiere decir que aquello en lo que trabajo (y únicamente aquello en lo que trabajo) es lo que se me enseña delante de mis ojos y de forma centrada. Si las distracciones no están a la vista, no suponen un inconveniente.

¿Quizá alguien se puede concentrar en una cosa en un lugar como este?

Leer y redactar son 2 de las cosas que hacemos diariamente y que precisan nuestra concentración plena a lo largo de un periodo largo de tiempo. Si es lo único que aparece en la pantalla, vamos a poder leer y redactar mejor. Un libro con twitter actualizándose de forma continua al lado sería un desastre, mas no deja de haber gente que trabaja de forma semejante. En muchas ocasiones tener múltiples pantallas solo significa más distracciones y es considerablemente más probable que te concentres en lo que debes hacer si el correo y las redes sociales no están a la vista.

Soy programador y escribo código diariamente, con lo que en muchas ocasiones me toca leer documentos. No obstante, raras veces necesito tener los documentos a la vista mientras que escribo el código. Primero leo el documento relevante y después me pongo con el código: mi flujo de trabajo prosigue diferentes pasos.

Menos administración de ventanas

Comencé utilizando un monitor panorámico LG de 34” a lo largo de un mes y me encantaba.

Absolutely loving my new LG treinta y cuatro 3440×1440 IPS monitor! 1 screen easily handles tres aplicaciones wide! No more seams! pic.twitter.com/MVDBdReng9— Cory House (@housecor) veinte de septiembre de dos mil catorce

No obstante, tras múltiples días de empleo comencé a mudar de opinión: el monitor era demasiado panorámico para aumentar al máximo las ventanas y al final siempre y en toda circunstancia terminaba perdiendo el tiempo ajustándolas. “¿Qué ventana pongo el día de hoy a la izquierda?” “¿Qué ventana es la más esencial y la que debería poner en el medio?”

Vale que la pantalla era suficientemente ancha para enseñar múltiples ventanas a lo largo, mas las cosas que estaban en los laterales estaban lejísimos y no paraba de poner lo que hacía en el centro, quitándole todo el sentido a tener una pantalla tan grande. Jeff Atwood ya explicaba este inconveniente hace bastante tiempo en “La paradoja de la pantalla grande” y su solución era usar algún programa a fin de que fuera más fácil desplazar y redimensionar las ventanas. Yo lo que prefiero es emplear un monitor que tenga un tamaño más razonable.

Aun usando algún programa para administrar las ventanas, el empleo de múltiples monitorias presenta un problema: si tengo 2 monitores, el contenido no está de manera directa enfrente de mí, sino está a la derecha o bien a la izquierda (algo que es muy molesto si trabajas en un escritorio con cinta de caminar). Otra alternativa es poner un monitor en el medio y el otro a un lado, mas el segundo monitor va a estar demasiado lejos y en un segundo plano, con lo que siempre y en todo momento acabo poniendo lo que necesite en ese instante en la pantalla central.

“Tener opciones no nos ha hecho más libres, sino nos paraliza; no nos ha hecho más felices, sino más bien más insatisfechos”.

Como escribe Barry Schwartz en “La Paradoja de Elegir”, existe la fatiga por tener que tomar resoluciones de manera constante y muy frecuentemente menos es más.

Con una sola pantalla debo tomar menos resoluciones y no pierdo el tiempo decidiendo dónde poner las ventanas o bien arrastrándolas. Sencillamente maximizo la aplicación o bien el programa que estoy usando y me olvido del resto de distracciones para poder trabajar sin perder el tiempo.

Lo mejor son los escritorios virtuales

Tanto Mac como Windows aguantan los escritorios virtuales. En mi Mac puedo mudar sencillamente de escritorio virtual, algo que me lleva menos de un segundo y no debo virar la cabeza y ajustar la vista en otro lugar. Tampoco pierdo un buen tiempo en los escritorios virtuales: a la izquierda totalmente está el navegador y a la derecha el editor. Para mí los escritorios virtuales son como pantallas físicas que representan exactamente el mismo contenido.

Las 3 cajas de la parte superior representan 3 escritorios virtuales. Basta un simple grupúsculo de teclado para intercambiarlos y no lleva más tiempo de lo que tardaría en pasar la vista a otro monitor.

A propósito, si empleas un Mac, asegúrate de desactivar la opción de reajuste automático.

El mismo procedimiento de trabajo fuera de casa

En ocasiones trabajo fuera de casa: en cafeterías, bibliotecas, parques, aeroplanos, etcétera Me llevo mi MacBook Pro de 15” (análisis) a todas y cada una partes y, como ya estoy habituado a trabajar con una sola pantalla en casa, puedo trabajar de exactamente la misma manera cuando estoy fuera merced a los escritorios virtuales.

La semana pasada pude trabajar desde la playa sin mudar la manera en la que trabajo

Cuando tenía múltiples monitores, debía reordenar mis ventanas toda vez que encendía el PC y ahora con los escritorios virtuales las ventanas continúan en su lugar toda vez que me pongo a trabajar. Es tal y como si tuviese un número ilimitado de monitores virtuales que siempre y en todo momento están organizados de igual forma trabaje donde trabaje.

Mi monitor preferido para trabajar de forma productiva

Prefiero emplear un monitor de 24” y 4K pues, si lo que deseas es productividad, en un caso así más tamaño no tiene por qué razón ser mejor. Una pantalla de veinticuatro pulgadas es suficientemente grande para enseñar 2 aplicaciones al tiempo si fuera preciso (utilizo BetterTouchTool en Mac y en Windows es suficiente con Win flecha). Por su parte, un monitor de veinticuatro es suficientemente pequeño para aumentar al máximo todas y cada una de las aplicaciones sin precisar tener que desplazar la cabeza o bien los ojos mucho para lograr con la vista los márgenes de la pantalla. Recuerda aumentar al máximo todo. Aumentar al máximo = concentración.

Este es mi escritorio actual:

Dell 2415q con un brazo para monitor Ergotron. Pasear en cinta me ayuda a concentrarme, me sostiene en forma y me ayuda a continuar despierto a lo largo del día. Ya no tengo inconvenientes de quedarme adormecido si la silla es muy cómoda y puedo eliminar la cinta si estoy cansadísimo y necesito sentarme.

¿Por qué razón 4k? A mayor resolución, menor fatiga. El texto es considerablemente más limpio y los costos son ya razonables, con lo que si no tienes un monitor de alta resolución, hazte con uno. Un monitor de 24” con 4K tiene más puntos por pulgadas que las pantallas de 4K más grandes, de ahí su nitidez. Todos y cada uno de los MacBook Pros que han salido en los últimos tiempos tienen salida para 4K con 60hz mediante DisplayPort y muchos portátiles con Windows recientes asimismo.

“Demasiado de cualquier cosa se termina transformando en lo contrario”. (Tim Ferriss)

¿Por qué razón numerosos trabajadores se empeñan en emplear múltiples monitores? Creo que se trata de la atracción irracionales por los extremos.

Demasiada pantalla no es más que una distracción y para mí lo que verdaderamente importa es:

Artículo original escrito por Cory House: Pluralsight Author, Primordial en reactjsconsulting.com, Software Architect, Microsoft MVP, Speaker, Clean Coder, Aspiring Outlier.