¿Qué videojuego le regalo a mi hijo?

Seguramente esta Navidad muchos pequeños habrán incluido juegos en su carta a Santa Claus, a los Reyes Magos o bien a quien sea. Seguramente el día veinticinco de diciembre, el seis de enero o bien cualquier otro día, esos pequeños amanecerán con algún juego bajo el árbol. Que un crío juegue a juegos para videoconsolas es positivo, siempre que se amolden a su edad; en caso contrario pueden estar recibiendo estímulos inapropiados.

De ahí que que es fundamental que los adultos se impliquen y sostengan una relación próxima con el estilo de juego de los pequeños. De eso entiende un rato Lucas Ramada, autor de EstoNoVaDeLibros, un proyecto de divulgación sobre ficción digital infantil y juvenil que conforme su autor tiene más de voluntad y deseo que de inercia y lógica laboral.

Hace poco Lucas ha abierto una cuenta en Instagram exactamente para difundir y aconsejar obras convenientes para pequeños y jóvenes mediante breves vídeos que cuelga periódicamente. Este proyecto es una evolución de la tesis de Lucas, que comparte nombre y razón de ser con su nueva cuenta de Instagram.

EstoNoVaDeLibros tiene como propósito primordial hacer lograr que progenitores, madres, bibliotecarios, bibliotecarias, maestras, profesores, o bien quien sea que se acerque se sientan más cómodos con el tema y puedan ser mejores intermediarios con las criaturas, esto es, darle herramientas a los adultos a fin de que aprovechen el potencial de los juegos para videoconsolas en lugar de rechazarlos sistemáticamente:

Si los adultos ampliasen su conocimiento sobre los juegos, si conocieran cada vez obras más variadas, propuestas más heterogéneas y las comprendiesen poco a poco con mayor precisión y profundidad, sus prejuicios se transformarán en una serie de herramientas y habilidades con las que comprender el panorama de juegos que hay para las criaturas en el mercado y podrían decidir con mayor libertad qué obras ofrecerle

Así sea en datas como estas o bien en otro instante del año, los adultos han de saber a qué juegos tienen acceso sus hijos, sobrinos, nietos, pupilos… Sin interés, se produce desconocimiento y con desconocimiento se acaba abocando a los pequeños a que se rodeen de juegos que no son convenientes para su edad: Ya sabemos lo que esto acostumbra a significar: pequeños de ocho años jugando a ser Trevor Philips lleno de sangre matando peña en calzoncillos pues le solicitaron el 'GTA V' a Santa Claus y Santa Claus se lo trajo.

Primer aspecto a tener en cuenta: los gustos del propio niño

En ese sentido, Lucas Ramada explica que es esencial encauzar a los jugadores más pequeños cara obras más aconsejables para ellos, mas sin dejar de tomar en consideración sus gustos, sus hábitos y su ambiente social: Hay un punto de validación de lo que ese pequeño o bien esa pequeña hacen como jugadores que no debemos olvidar pues lo peor que podemos hacer es crear tabús en torno a sus hábitos, explica el creador.

De ahí que, la primera cosa que debemos tener en consideración en el momento de adquirirle un juego a un pequeño es al propio niño: Tenemos que tener claro para quién lo hacemos (…); a qué juega, con quién juega, de qué manera y a qué le agrada jugar. No se trata de forzar al pequeño a que juegue solo a lo que le afirmes (eso produce rechazo, en verdad), sino más bien a enseñarle que hay otro género de productos del mismo modo válidos y de calidad.

Igual no nos agrada que un muchacho vuelque una gran parte de sus horas en un AAA mediocre mas debemos comprender que criticarle por esta razón solo va a producir una defensa cara quien lo hace y, peor todavía, cara todo cuanto esto representa. La distancia mental y , sensible que existe para un preadolescente cualquiera entre jugar a un 'Call of Duty' con sus colegas y sentarse reposadamente a contemplar de qué manera se desenvuelve el monólogo sostenido de 'Far From Noise' es apabullante y no se salva obsequiando uno en lugar del otro, es un ejercicio incesante de seducción, de enseñar nuevas realidades, de compartirlas, de dar opciones próximas a lo conocido mas que amplían el horizonte de gustos…

Es esencial, entonces, comprender qué le agrada para ofrecerle juegos que prosiga siendo capaz de disfrutar mas que asimismo le hagan medrar como miembro de la comunidad, como intérprete lúdico y por qué razón no decirlo, como jugador crítico, conforme explica Lucas. Si bien eso no significa no tomar en consideración ciertos aspectos que sean realmente peligrosos para los pequeños.

Aspectos a evitar: micropagos y cajas de looteo

Charlamos de los micropagos, charlamos de las loot boxes. No es conveniente que un pequeño se acerque a experiencias que fortalezcan el sistema de avance por pago, si bien Ramada lo explica mucho mejor al decir que ninguna criatura debería jugar a algo que no sea capaz de dominar con libertad.

Ya antes de darle un juego a un pequeño hay que hacerse múltiples preguntas, como qué le pedirá el juego para videoconsolas para proseguir jugando, si va a apostar más por la jugabilidad y por la narrativa, o va a solicitarle al jugador que se conecte todos y cada uno de los días para conseguir cofres y cajas que le dan buenas recompensas y que, de paso, pueden lograr utilizando dinero real.

Al final es cuestión de qué desean contar los juegos y de qué forma lo hacen y los progenitores y madres deben atender con detalle a los sistemas internos de interacción y progreso de los juegos de igual modo que miran la calidad literaria de una novela infantil, la capacidad evocativa de las ilustraciones de un álbum ilustrado o bien lo conveniente del tema de una película…

Es esencial tomar en consideración estos estímulos que, si son ya negativos en adultos, en pequeños puden volverse más perjudiciales aún. Son temas que aún no están regulados y que están incluídos en juegos supuestamente destinados a la niñez, mas que al tiempo no plantean una interacción sana con el juego para videoconsolas.

¿A qué edad puede comenzar a jugar un pequeño?

Hay otro género de experiencias más aconsejables para esto. En verdad, conforme Ramada, ampliando la definición de juego para videoconsolas podemos hallar cosas interesantes a fin de que las criaturas empiecen a probar desde los tres años, especialmente si nos marchamos a la frontera entre juego para videoconsolas y ficción digital infantil y juvenil.

Para Ramada, aplicaciones simples como 'MiniZoo' asisten a asociar su participación con los resultados de exactamente la misma y en consecuencia comienza a desarrollar estrategias clave para, en un futuro, gozar de juegos más complejos y elaborados. En otras palabras, es una forma interesante de hacer que los más pequeños vayan familiarizándose con el juego como medio.

Se trata de una serie de aprendizajes que de adultos damos por sentado mas que son resultado de un bagaje preciso y, en ocasiones indirecto. Supervisar ese aprendizaje a fin de que los pequeños tomen el camino conveniente puede ser clave para un acercamiento completo y crítico en su madurez como jugadores.

A ese respecto, hay plataformas específicas que facilitan una interacción intuitiva y de ahí que son más aconsejables. Ramada explica que el control táctil es de los mejores a fin de que los pequeños empiecen a jugar, si bien por otro lado matiza que deben familiarizarse con el juego con periféricos a fin de que en el futuro no se genere un choque por puro desconocimiento que produzca rechazo.

Interesarse, participar y no tenerle temor a los videojuegos

Cada plataforma tiene, asimismo, un catálogo específico que puede ser aproximadamente aconsejable para ciertos segmentos de edad; tal vez el de PC es uno de los más extensos, mas requiere que el adulto en cuestión tenga determinados conocimientos técnicos mínimos, de ahí que Ramada se tira a por consolas, que siendo más alcanzables se pueden llegar a amoldar mejor a las familias.

Sistemas como Nintendo Switch o bien PS cuatro cuentan con un catálogo transversal a fin de que los pequeños puedan evolucionar como jugadores, sobre todo el primero, si bien en PS cuatro Ramada apunta que ofrece muchas cosas y bien interesantes para adolescentes (y tal vez preadolescentes) mas poquísimo para la franja de seis-diez años.

En cualquiera de los casos, la resolución de adquiere de un juego o bien de una plataforma precisa interés y cooperación por la parte del adulto. Lucas Ramada menciona a enmarcar los juegos para videoconsolas en el ecosistema cultural de los pequeños y las pequeñas con la dignidad y el respeto que merece, esto es, ni rehusar ni tenerle temor a los videojuegos:

Esto desea decir que no podemos enfocar los juegos para videoconsolas tal y como si fueran un inconveniente con el que debemos lidiar como se pueda. Compartir con ellos el juego es esencial, precisamente igual a en el momento en que nos sentamos a leer un cuento con ellos o bien cuando decidimos llevarlos al cine. Compartir espacios y tiempo con ellos es clave mas asimismo validarles su autonomía como jugadores, con el equilibrio lógico que da el los pies en el suelo en tanto que es igualmente catastrófico que alguien pase diez horas seguidas jugando a un juego malo como que lo haga leyendo una basura de novela romántica sexista

La clave de todo esto radica en que el adulto debe implicarse activamente en la educación digital del pequeño, puesto que si no se la facilita , la va a adquirir en otro campo. Y entonces es cuando puede volverse perjudicial para su persona. EstoNoVaDeLibros es un espacio ideal para lograr recomendaciones específicas de juegos para videoconsolas y ficciones digitales que van a ayudar a adultos y pequeños a lograr un espacio de juego sano.

Asimismo te invitamos a

Los micropagos, nos guste o bien no, vinieron para quedarse

Las microtransacciones de Halo cinco colectan quinientos dólares estadounidenses en su primera semana

¿Un hueco en el currículo? Estar en paro no significa estar parado

– La nueva

¿Qué juego para videoconsolas le regalo a mi hijo?

fue publicada originalmente en